Los ecologistas proponen no autorizar nuevas granjas de ganado porcino durante cuatro años

Reclaman un plan orientado a “ajustar el número de cabezas de ganado hasta cifras compatibles con el mantenimiento del recurso agua”

El informe elaborado por la Junta de Castilla y León sobre la contaminación de las aguas por nitratos de origen agropecuario ya está teniendo consecuencias. ‘Ecologistas en Acción de Segovia’ ha propuesto no autorizar nuevas instalaciones porcinas ni tampoco la ampliación de las existentes en la provincia durante, al menos, cuatro años.

“El número de cabezas de ganado en Segovia es excesivo”, señala este colectivo, sosteniendo a continuación que “la mejor prueba” de ello es precisamente la contaminación de las aguas por nitratos.

Dando por hecho que el impacto de la actividad ganadera sobre la calidad de las aguas no solo depende del número de cabezas, sino también de las estrategias utilizadas en el manejo de los residuos ganaderos, los ecologistas critican que, en la práctica, “administraciones públicas y sector ganadero se han mostrado incapaces de asegurar un seguimiento adecuado de las denominadas ‘buenas prácticas’ , y a veces ni siquiera del mero cumplimiento de la normativa”.

A la vista de los resultados expuestos en el informe, Ecologistas en Acción de Segovia considera “una ingenuidad y una grave irresponsabilidad” el “seguir fiando el futuro de las masas de agua segovianas a la buena voluntad de las empresas ganaderas”.

Los ecologistas solicitan que en el periodo de cuatro sin licencias para granjas de porcino “se elabore un censo detallado de las instalaciones y de las unidades ganaderas, consignándose el itinerario real de los residuos”. Dichos datos deberían ser, a su entender, “la base” para elaborar un plan orientado a “ajustar el número de cabezas de ganado hasta cifras compatibles con el mantenimiento del recurso agua”. Tal ajuste, insiste Ecologistas en Acción de Segovia “no puede ser hecho desde la confianza en una buena voluntad o responsabilidad futura, sino que debe basarse en cálculos coherentes con las prácticas reales del sector”.

Además, los ecologistas dan especial relevancia a la formación y asesoramiento a los titulares de las explotaciones agrícolas y ganaderas, al entender que “son elementos importantes de cualquier política de promoción de las mejores prácticas”, por lo que consideran necesario incrementar los esfuerzos para aleccionar a los agricultores y ganaderos sobre la contaminación de las aguas por nitratos.

En cualquier caso, Ecologistas en Acción considera que la poca eficacia de la normativa en vigor sobre este asunto se debe, en parte, a la “escasa disposición del Gobierno regional a actuar con firmeza en el cumplimiento de las leyes cuando de actividad agraria se trata”. En ese sentido, estima que “mientras no se realicen controles periódicos en el campo sobre tratamientos fitosanitarios muy agresivos y gestión de purines, todo quedará en una declaración de intenciones”.

FuenteGuillermo Herrero 
Compartir