El Centro Segoviano de Madrid acoge una exposición de Federico de la Vega

La muestra reúne acuarelas sobre diferentes lugares de Segovia, La Granja o Pedraza

La remozada sala de exposiciones del Aula Marqués de Lozoya, en el Centro Segoviano de Madrid, abrió sus puertas para acoger la exposición de una colección de acuarelas del artista segoviano, residente en La Granja de San Ildefonso, Federico de la Vega Riber.

Según explican desde el Centro Segoviano, “la ocasión ha servido para descubrir a un artista de la acuarela, con muy claro predominio de la técnica y cuyos resultados son de muy amable contemplación”. “Federico de la Vega tiene, ciertamente, una vocación un tanto tardía en la no fácil pintura al agua, pero ello ha permitido que la serenidad de su espíritu se plasme en unas muy vigorosas acuarelas, llenas de luz y alma, sobre diferentes lugares muy reconocibles de nuestra Segovia, La Granja, Pedraza y otros lugares próximos de la vieja Castilla”.

Asimismo, añaden los organizadores de la muestra que la exposición ha sido un éxito, al que se une “el descubrimiento de una excepcional personalidad en el diálogo y la conversación que llega al entendimiento íntimo de su cuidada obra”.

“A veces nos cruzamos con gentes, en esta bendita Tierra nuestra, que no somos capaces de descubrir en unos valores humanos y, en este caso también culturales y de buen gusto, que antes llamábamos educación y que contribuyen a enriquecer la conversación y al interlocutor, en una vida más amable que, sin embargo, está cada vez más arriscada”, apuntan desde el Centro Segoviano en Madrid.

Destacan la compenetración y complicidad del artista “con esos rincones, calles, parajes y paisajes por los que deambulamos cada día, pero en los que reparamos más y mejor cuando el amor y la personal interpretación de un artista hacia ellos los pone de manifiesto y el espíritu que aportan al conjunto de nuestros lugares”. Por ello, añaden que la muestra de Federico de la Vega “no debe ser sino el anticipo de otras sucesivas que completen ante nuestros ojos el mapa de lugares segovianos que el pintor, como cronista plástico, va legando de una realidad actual”.

“Segovia debe mucho a los artistas que, de una u otra manera, como se está evidenciando ahora en las exposiciones fotográficas en el Torreón y en la Fundación Rodera, han dejado para la justicia del tiempo y sus usuarios y con ello poder interpretar correctamente lo que los hombres han cambiado, para bien o para mal, (recordemos la Plazuela mártir de Santa Eulalia) pero trasladándonos un mundo que fue y hoy está mutado”, añaden.

Por ello, la sala de exposiciones del Aula Marqués de Lozoya “está abierta a todos los artistas, consagrados o noveles, que quieran traer a Madrid el ingenio y la fuerza de su arte. La nueva estructura de soporte expositivo, aprovechando el espacio central de la sala, amplía las posibilidades expositoras, tanto en el tamaño de las obras como en el número de ellas”, concluyen.

FuenteEl Adelantado 
Compartir