Reparar los daños en fachada y sótanos de la estación de autobuses costará 250.000 euros

A esta cantidad hay que sumar la impermeabilización ya ejecutada de la campa, como recoge una sentencia del Juzgado número 5 que condenó al Ayuntamiento de Segovia por el mantenimiento deficiente de la infraestructura

El equipo de Gobierno municipal ha decidido ejecutar por fases las obras necesarias en la estación de autobuses para cumplir el fallo de la sentencia de 29 de julio del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Segovia que condenó al Ayuntamiento a impermeabilizar la campa y a reparar por completo los daños que un deficiente mantenimiento de la infraestructura había generado en los edificios y sótanos anexos. Las últimas reparaciones tendrán un coste aproximado de 250.000 euros, según la información que manejan los servicios municipales.

Como se recordará, las obras de remodelación integral de la estación, que según la alcaldesa Clara Luquero finalizarán en torno al día 20 de este mes, han incluido ya la impermeabilización de la campa, además de la instalación de una cubierta tensada de membrana para las dársenas, todavía en ejecución. La intervención conjunta, que ha contado con una subvención de 500.000 euros de la Junta de Castilla y León, fue adjudicada a YARA 1999 por un importe total de 707.920,28 euros (IVA incluido), sin que en el anuncio de formación del contrato figure la parte correspondiente a la impermeabilización de la campa, aunque en el presupuesto de licitación ésta ascendía a cerca de 380.000 euros (IVA excluido).

La Junta de Gobierno Local aprobó ayer el proyecto de reparación y consolidación estructural de los sótanos del edificio donde se encuentra la terminal de autobuses de la ciudad, con un presupuesto de 89.136 euros y un plazo de ejecución de tres meses, según informó la alcaldesa en rueda de prensa.

Luquero añadió que estas obras pueden considerarse como una segunda fase de las actuaciones complementarias a la impermeabilización de la campa. El pasado 9 de diciembre la Junta de Gobierno Local aprobó la memoria valorada para la reparación de fachadas en el edificio de la estación, en este caso con un presupuesto de 47.403 euros, que con el IVA se acercan a los 60.000 euros, según precisó la regidora. Queda pendiente una tercera fase, de acondicionamiento interior de los sótanos, consistente en remates y pintura principalmente, y cuyo presupuesto rondará los 100.000 euros, según dijo.

Ejecución de sentencia La alcaldesa aclaró que estas tres fases se llevan a cabo en cumplimiento de la citada sentencia judicial. “Algunas ya se han acometido y otras tienen que realizarse tras la impermeabilización de la campa, ya que estamos hablando de daños en la estructura que se deben a humedades por filtración; lo lógico, según los técnicos y así lo consideró también el juez, es impermeabilizar primero y, una vez hecho esto, acometer el arreglo, la reparación de los daños”.

Esta segunda fase cuyo proyecto se aprobó ayer consistirá en la retirada del hormigón dañado en los sótanos, descubriendo las armaduras, limpiando estas estructuras para posteriormente hacer una reconstrucción del hormigón utilizando morteros específicos, además de aplicar una protección anticarbonatación, que impida la oxidación y deterioro de la estructura.

Las actuaciones concretas de la tercera y última fase están pendientes todavía del proyecto técnico, aunque Luquero dijo que se tratará de remates y pintura, principalmente.

Por otro lado, mantuvo que la última información que le han facilitado desde los servicios municipales sobre la conclusión de las obras de remodelación integral de la estación de autobuses indican que será en torno al día 20 de este mes de enero.

“No me han comunicado ninguna incidencia ni problemas que lo vayan a demorar, tengo que entender que se va a cumplir ese plazo”, añadió, al tiempo que sostenía que las instalaciones serán operativas “en cuanto se pueda, inmediatamente, no vamos a tener un servicio en unas condiciones inadecuadas teniendo la instalación terminada”.

Además, la alcaldesa reiteró que el plazo de ejecución de esta intervención era de seis meses, que concluyó precisamente el miércoles pasado. “Diez, doce o quince días es normal, un lujo que haya una demora de esos pocos días, lo normal es más”, concluyó.

Un millón. El Grupo Municipal Popular, en base a la sentencia y a los informes realizados por la empresa Inzamac en 2011, valoró el pasado octubre en un millón de euros el coste que el fallo judicial tendría para el Ayuntamiento.

FuenteGonzalo Ayuso 
Compartir