Médicos Sin Fronteras cifra en 900 las últimas bajas en el Mediterráneo

La ONG presenta las estimaciones sobre los fallecidos en los naufragios de esta semana.

La ONG Médicos sin Fronteras estimó que alrededor de 900 inmigrantes han fallecido en los últimos grandes naufragios registrados esta semana en el sur de Italia, según un balance propio confeccionado a partir de datos de los responsables de salvamento y medios del país transalpino. “Alrededor de 900 personas podrían haber muerto solo esta semana en el Mediterráneo Central. Europa, esto es insoportable”, lamentó la organización en su cuenta oficial de Twitter. “Nunca sabremos el número exacto de muertos”, añadió.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) estimó por su parte que los fallecidos rondarían los 700, según testimonios de las personas rescatadas el pasado miércoles de una gran embarcación que naufragó cerca de la costa sicialana de Pozzallo. La agencia fronteriza de la UE, Frontex, indicó que solo ese naufragio costó las vidas de 550 personas. Un centenar consiguió salvar la vida, bien gracias a los servicios de rescate, bien gracias a su propia voluntad de llegar a nado al remolcador que trasladaba a la embarcación en el momento de su hundimiento.

La mayoría de los barcos de esta semana parecen proceder de Libia, donde los contrabandistas están incrementando el ritmo del tráfico de personas y perpetran constantemente abusos sexuales contra las mujeres a cambio de un pasaje en el barco, según responsables de MSF a la agencia Reuters. Más de 2.000 inmigrantes fueron rescatados en el Mediterráneo solo este viernes en 17 operaciones llevadas a cabo por la Guardia Costera italiana. En lo que va de semana la cifra ascendería a 14.000.

Desde Naciones Unidas ya han advertido de que el número de personas que intentan alcanzar Europa en peligrosas travesías marítimas seguirá aumentando por las condiciones favorables en el Mediterráneo. Más de 320.000 inmigrantes llegaron a las costas italianas entre 2014 y 2015 y se estima que alrededor de 7.000 murieron, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Por otro lado, un total de 20 personas fueron rescatadas en la noche del sábado al domingo en aguas del canal de la Mancha, muy cerca de las costas inglesas, tras quedar a la deriva la barca hinchable en la que se desplazaban debido a que hacía aguas. Los rescatados fueron interrogados por funcionarios de inmigración en Dover, ya que no es muy frecuente que los inmigrantes utilicen las embarcaciones para cruzar desde Francia a Reino Unido.

El Ministerio del Interior informó de la operación de rescate y de que entre ellos hay 18 albaneses y dos ciudadanos británicos. La primera llamada de socorro se recibió a las 23.40 horas del sábado y en ella se informó de que la embarcación hacía aguas y de que estaba situada cerca de la localidad costera de Dymchurch, Kent. En la operación se utilizaron un helicóptero, varias barcas de rescate salvavidas y los guardacostas de Dungeness y Folkestone.

FuenteEuropa Press  
Compartir