Alemania y Francia piden la prórroga de los controles en la zona Schengen

Ambos países, junto a otros cuatro, exigirán a la Comisión Europea que amplíe la duración de las medidas para la vigilancia de las fronteras ante la llegada de miles de refugiados

Alemania y otros cinco países de la Unión Europea, entre ellos Francia, pedirán a la Comisión Europea que amplíe la duración de los controles fronterizos impuestos en el espacio Schengen de libre circulación y que tiene previsto de momento acabar en mayo, según informó ayer el ministro del Interior alemán, Thomas De Maiziere. A pesar del cierre de la llamada Ruta de los Balcanes a través de Grecia, todavía existe un importante desplazamiento de inmigrantes, la mayor parte de los cuales pasan por Alemania o directamente se quedan allí —el país acogió a más de un millón el año pasado—.

“Pero aunque la situación se ha aliviado en lo que a esta ruta se refiere, seguimos preocupados por la evolución de los acontecimientos en las fronteras exteriores de la Unión Europea”, explicó en un comunicado el ministro De Maziere. Por lo tanto, Berlín tiene previsto solicitar a la Comisión que prolongue el tiempo en vigor de estos controles más allá del 12 de mayo, día previsto para su finalización.

La petición será presentada por Alemania pero se trataría de una iniciativa conjunta a la que se han sumado Francia, Austria, Bélgica, Dinamarca y Suecia. Fuentes de la Comisión Europea han informado a Reuters de que Bruselas muy posiblemente aceptará esta petición y fijará el próximo mes de noviembre como nueva fecha para el final de estos determinados controles.

Por otro lado, un buque mercante italiano rescató a 26 inmigrantes cerca de las costas de Libia cuando las condiciones del mar habían empeorado, informó la Guardia Costera italiana. Un portavoz de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), Flavio Di Giacomo, ha apuntado que además hay hasta 84 desaparecidos.

El primer aviso llegó el viernes a la Guardia Costera través de una llamada de teléfono, aunque no se escuchó ninguna voz. La localización de la llamada permitió fijar su situación frente a la costa libia.

FuenteEuropa Press  
Compartir