Un total de 350 inmigrantes celebran en las Cortes la fiesta de la Comunidad

Los desplazados procedentes de 37 nacionalidades distintas y residentes en Castilla y León mostraron sus reivindicaciones ante la presidenta del Parlamento, Silvia Clemente

Un total de 350 inmigrantes y refugiados procedentes de 37 nacionalidades y residentes en Castilla y León celebraron ayer en las Cortes el Día de la Comunidad en un evento en el que se leyó un Manifiesto donde se recoge el sentir, las propuestas y reivindicaciones de la población inmigrante de la región. La jornada se completó con una actividad participativa en la que expresaron qué es para ellos vivir en Castilla y León dentro de “la Galería de los Deseos”, según informaron fuentes del Parlamento regional.

Al finalizar el encuentro se ha ofrecido una comida solidaria gracias a la colaboración altruista de 39 empresas alimentarias y 14 figuras de calidad. El Día de Castilla y León, como indicó la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, debe servir “además de rendir homenaje al pasado, para reafirmar el presente y el futuro de esta Comunidad”, representado en las personas “con especial atención a los que proceden de otros países y han elegido la región para desarrollar su vida”.

Por este motivo, la Cámara autonómica celebró este acto de reconocimiento con el objetivo de reconocer la aportación de inmigrantes y refugiados a la diversidad y pluralidad de la identidad regional y su contribución al desarrollo de Castilla y león. En Castilla y León hay 135.136 personas procedentes de fuera de España, una cifra que supondría el cinco por ciento del total de la población empadronada, llegados principalmente de países europeos, de los continentes africano, americano y asiático.

Marruecos, Colombia, Ecuador y República Dominicana fueron los lugares de procedencia de la mayoría de los participantes en el evento, celebrado en el Hemiciclo, y que consistió en la lectura del manifiesto ‘Castilla y León, Tierra de Acogida’, en el que se recoge el sentir, las propuestas y reivindicaciones de la población inmigrante que vive en la Comunidad y elaborado por ellos mismos. En declaraciones recogidas por los medios, Clemente subrayó que con este acto Castilla y León “quiere mostrarse como la tierra de acogida que siempre ha sido y a la vez, expresar el reconocimiento público de todos los castellanoleoneses que están representados en el Parlamento autonómico hacia los inmigrantes y refugiados que residen en la Comunidad”, a los que se refirió como “una valiosa aportación a la diversidad y pluralidad” de la Comunidad.

Con este acto se pretendió, además, “dar voz al sentimiento de la sociedad castellanoleonesa ante la tragedia que se vive actualmente a las puertas de Europa” por la crisis de los refugiados procedentes de Siria y de otras nacionalidades del mundo.

Una situación ante la que la Unión Europea “se ha demostrado incapaz de actuar de forma efectiva”, sin los mecanismos “adecuados” para “gestionar humanitariamente el flujo de refugiados mientras se siguen perdiendo vidas”. El Parlamento autonómico, como explicó la presidenta, sigue “con enorme preocupación” ese drama humanitario, como lo demuestran las dos declaraciones institucionales sobre esa situación aprobadas el 15 de septiembre de 2015 y el 28 de marzo de 2016 por todos los grupos políticos. Silvia Clemente aprovechó la ocasión para reiterar la “urgencia” de “garantizar a esas personas una atención necesaria y que se respeten los Derechos Humanos”.

Precisamente, la lectura del manifiesto correspondió a un grupo de bomberos de la Comunidad, representantes de la ONG G-Fire Specialist Group, quienes además han contado su experiencia en la isla de Lesbos, donde han realizado labores de salvamento con los refugiados procedentes de Siria. La presidenta de las Cortes destacó el trabajo de estos bomberos, “un ejemplo de la solidaridad que identifica a la sociedad de Castilla y León” y expresó en nombre del Parlamento autonómico el reconocimiento a la labor que está realizando esta ONG para “aliviar la situación de desamparo en la que llegan los refugiados”, recalcó.

Al terminar el acto, todos los asistentes han podido compartir una comida solidaria en la que han degustado una selección de productos agroalimentarios donados por 14 figuras de calidad y 39 empresas agroalimentarias que de manera altruista han querido participar en este acto.

Alrededor de un centenar de personas entre camareros, sumilleres, cocineros, y personal de apoyo de las asociaciones que trabajan con los inmigrantes han participado de forma voluntaria en esta iniciativa. A continuación, los inmigrantes y refugiados presentes realizaron una actividad participativa denominada ‘La galería de los deseos’, que consistió en plasmar cada participante en un lienzo sus ideas y reflexiones sobre lo que supone y significa vivir en Castilla y León y su visión de la Comunidad. Todas estas expresiones compondrán un gran mural denominado ‘La galería de los deseos’ que podrá ser visto por todos los castellanos y leoneses gracias a que será proyectado en la fachada de la sede del Parlamento.

FuenteEuropa Press  
Compartir