Rusia se ofrece como “mediador entre la República Islámica y Arabia Saudí”

Rusia se ofreció ayer como mediadora en la tensión entre Arabia Saudí e Irán, después de que la ejecución el sábado de un destacado clérigo chií por el reino generara críticas por parte de Teherán y culminara con la decisión de Riad de romper las relaciones diplomáticas con la república islámica. “Lamentamos sinceramente la escalada de tensiones entre Arabia Saudí e Irán porque creemos que estos dos grandes países musulmanes son muy influyentes en la región, en la escena internacional y en el mercado petrolero”, indicó una fuente de alto nivel del Ministerio de Exteriores ruso a la agencia RIA Novosti.

Dado que Moscú mantiene relaciones de amistad con los dos países estaría “dispuesto a desempeñar, de ser necesario, un papel de mediador en la resolución de las desavenencias existentes y emergentes entre estos países”. Asimismo, el responsable ruso dijo que Moscú espera que Arabia Saudí e Irán mantengan su participación en las conversaciones para resolver el conflicto en Siria bajo el formato acordado en Viena el pasado mes de noviembre.

Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso denunció en un comunicado oficial que en ningún caso se podrá tolerar que la protesta se traduzca en un ataque contra las misiones diplomáticas. En ese sentido, Moscú expresó su “grave preocupación” por el empeoramiento de la situación en la región e instó a los dos países a “mostrar contención y evitar cualquier medida que complique la situación y provoque un aumento de la tensión”.

La ejecución del clérigo chií Nimr al Nimr junto con otras 46 personas este sábado en Arabia Saudí generó una ola de reacciones contrarias entre los chiíes, con Irán, país de mayoría chií, a la cabeza. El sábado por la noche, manifestantes asaltaron la Embajada saudí en Teherán, por lo que este domingo Riad anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Irán.

Por su parte, China expresó su preocupación por las perspectivas de una intensificación del conflicto en Oriente Próximo ante la ruptura de relaciones entre Arabia Saudí e Irán. “Como la comunidad internacional, China está muy preocupada por los acontecimientos y expresa su preocupación de que dicho acontecimiento pueda intensificar el conflicto en la región”, comentó la portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, según Reuters.

Hua defendió que la seguridad y la dignidad del personal diplomático debería garantizarse. “Esperamos que las partes afectadas puedan mantener la calma y la contención, resolver de forma adecuada sus diferencias mediante el diálogo y la consulta y salvaguardar conjuntamente la paz y la estabilidad regional”, añadió.

Por su parte, Emiratos Árabes Unidos anunció una reducción del nivel de representación diplomática con la República Islámica de Irán hasta el nivel de encargados de negocios. Así, ha ordenado el regreso del embajador emiratí en Teherán y ha limitado el número de diplomáticos iraníes con credenciales en el país árabe, según anunciaron a los principales medios.

FuenteEuropa Press 
Compartir