UCCL sostiene que el nivel de renta agraria continúa en descenso

Juan Manuel Palomares y Rosa Arranz alertan de que el descenso de la rentabilidad en el campo ponen en entredicho el mantenimiento de la actividad en el medio rural

La organización agraria Unión de Campesinos UCCL-Segovia sostiene que el nivel de renta agraria continúa en descenso, y contradice así los datos oficiales del Ministerio, que apuntan un crecimiento del 1 por ciento.

El coordinador provincial de UCCL justificó ayer esta distinta valoración, al señalar que él diferencia entre quienes perciben las ayudas por ser titulares de fincas, y los que realmente cotizan a la Seguridad Social y que son, por tanto, agricultores o ganaderos profesionales.

En una densa rueda de prensa, el líder de la organización agraria repasó cada uno de los sectores agrarios y denunció el que no se haya solucionado la propuesta de diferenciar al agricultor a título principal, del propietario de fincas con el que comparte las subvenciones. En este sentido se quejó de que no se han llevado a cabo las propuestas presentadas por los partidos políticos, y que la reforma de la PAC no ha conllevado ni efectos de ahondamiento de los perceptores, ni de simplificación de los trámites administrativos.

También recordó que los costes de producción siguen aumentando y que no tienen en ellos reflejo las bajadas del petróleo registradas a lo largo de este año.

Entre los problemas generales más graves que citó Palomares, se encuentra la despoblación del medio rural, y la pérdida de la condición de explotaciones familiares de algunos sectores como el porcino.

En el mismo sentido se pronunció la presidenta de Ismur, Rosa Arranz, quien también dijo que el envejecimiento o la masculinización ponen en peligro la viabilidad del campo.

Repasó los programas de empleo e integración llevados a cabo en numerosos pueblos y en la capital y demandó una mayor difusión de la Ley de Titularidad Compartida porque tal solo se han contabilizado 160 registros a nivel nacional.

Desde UCCL también se criticó la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio (TTIP) y dijo que “afectará gravemente” a los productores españoles.

En este mismo sentido, Palomares expresó su intranquilidad por la rebaja que ha sufrido el presupuesto de la Consejería de Agricultura y Ganadería para 2016, que ha pasado de representar un 10,44 por ciento del total de la Junta en el año 2002, al 4,13 por ciento en esta ocasión. Pero sobre todo por el recorte de un 25 por ciento con respecto al último ejercicio. El lado positivo lo marcó el talante de la responsable del departamento, Milagros Marcos, en cuanto al trato que y cordialidad que mantiene con UCCL.

Hizo balance de la actividad del sindicato en materia de formación como los casi 40 cursos de manipulación de fitosanitarios, que resulta obligatorio para todos los profesionales.

En un análisis por sectores Palomares hizo hincapié en la mala situación que tiene el cereal de invierno debido a la sequía, la cual también afectó a la cosecha de 2015; y que actualmente complica el cumplimiento del ‘greening’ para los agricultores.

En patata dijo que han bajado los rendimientos en 2015, pero los precios han mejorado respecto a 2014, de modo que de los 4 céntimos que se pagaron entonces se ha pasado a 20-25 céntimos por kilo. También ha mejorado la zanahoria, al pasar de 7 a 17 céntimos el kilo, mientras se mantiene el precio de la remolacha, aunque es un cultivo “desmantelado” tras la última reestructuración.

Los sectores que peor situación atravesaron en 2015 han sido el ovino de carne y el vacuno de leche, con precios bajos, y con mucha inseguridad tras la desaparición de las cuotas lácteas.

FuenteF. Descalzo 
Compartir