La oposición se une para recurrir la reforma del Tribunal Constitucional

El PSOE, IU-ICV, UPyD y CDC acusan al grupo ‘popular’ de cometer un “ataque contra la democracia”, “cacicada”, “atropello” y una “tropelía” con la nueva proposición de ley

Los grupos parlamentarios de la oposición en el Congreso suscribió un recurso conjunto para tratar de frenar la tramitación de la reforma exprés del Tribunal Constitucional que el PP planteó el lunes con idea de aprobarla en mes y medio.

Esa proposición de ley, registrada al mediodía del martes, fue calificada de inmediato por el presidente del Congreso, Jesús Posada, sin esperar a la reunión que la Mesa del Congreso tiene prevista el martes de la próxima semana. Posada tramitó la proposición de ley del PP antes de emprender en el día de ayer un viaje oficial a Cuba con varios miembros del órgano de gobierno de la Cámara.

Las prisas se deben al calendario que maneja el PP para poder aprobar la reforma antes de la disolver las Cortes y que pasa por incluir el primer debate de la reforma en el Pleno de la semana del 14 de septiembre, coincidiendo con la discusión de los Presupuestos Generales del Estado de 2016. Meter la proposición de ley en la sesión plenaria de dentro de dos semanas exigía que fue admitida a trámite por la Mesa cuanto antes.

El PSOE recabó la firma de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Convergència (CDC) y Unió (UDC), el PNV, UPyD y varios partidos del Grupo Mixto (CC, BNG y Compromís) para presentar un recurso conjunto con el fin de que Posada reconsidere la admisión a trámite de la reforma del PP al considerar que vulneró el Reglamento porque la competencia del presidente para calificar iniciativas se limita a proyectos y de ley tratados internacionales, pero no a proposiciones de ley de grupos parlamentarios.

“La calificación de la iniciativa por la Presidencia ha excedido el ámbito de la delegación efectuada por la Mesa, pero además favorece directamente la tramitación de una iniciativa del grupo que apoya al Gobierno en detrimento de las de los demás, lo que supone una inaceptable actuación por falta de imparcialidad en el ejercicio de sus funciones”, reza el escrito.Saben que el Grupo Popular tiene mayoría absoluta, pero tratan de alargar los plazos para intentar ralentizar la tramitación, que al faltar sólo mes y medio para disolver las Cortes ya de por si está muy ajustada.

Así, quieren que su recurso provoque un debate en la Mesa del Congreso del día 8, la redacción de un informe de los servicios jurídicos de la Cámara y una nueva reunión de la Mesa y de la Junta de Portavoces para discutir el asunto.

Y se reservan la opción de recurrir después a la vía judicial e incluso al Tribunal Constitucional, ya sea en amparo contra la tramitación y en su momento si la reforma entra en vigor. “Vamos a concentrar todas las fuerzas en rectificar la calificación y vamos a ver cómo acaba todo esto, pero no descartamos ir al Tribunal Constitucional”, admitió Magdalena Valerio, secretaria general adjunta del Grupo Socialista.

FuenteEuropa Press 
Compartir