Una velada en vela

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León iluminó Pedraza en la segunda noche del 'Concierto de las Velas'.

alba mañanes / pedraza

Fue la última noche de 2013 en la que la villa pedrazana se iluminaba con la luz de las velas. Quizá por ello las calles parecían desprender un encanto especial. Miles de pequeñas luces —unas 25.000— volvían a ser colocadas por toda la villa, resaltando aún más si cabe la belleza de este pueblo con aspecto de escenario medieval.

Desde primera hora de la tarde, y sin importar que el sol aún fuera el único encargado de iluminar la villa, ya se podía observar cómo iban llegando los visitantes. Las velas, empezadas a colocar por la mañana por los propios vecinos, esperaban ansiosas la caída del sol para comenzar a ofrecer un espectáculo sin igual.

El primer ‘Concierto de las Velas’, celebrado hace una semana, fue el preludio de otra noche, la de ayer, también marcada por la alta afluencia de público. A falta de conocer el número exacto de personas que se pasearon ayer por las calles pedrazanas dejándose llevar por la magia que desprendían las miles de velas que decoraban fachadas, jardines, puertas y balcones, la Fundación recordaba que hace una semana la cifra fue de 12.201.

Nadie quiso dejar de inmortalizar semejante decoración. Conseguir la foto perfecta, en la que los flashes no le quitaran encanto a la escena y los visitantes visibilidad, fue uno de los retos de la noche.

Pero no todo son velas. Pedraza es luz pero también es música, y esta vez los encargados de poner la banda sonora a una noche tan especial fueron los componentes de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León.

El concierto, que se celebró como es tradición en la Plaza, contó con algo menos de afluencia de público que el pasado sábado, en el que los encargados de poner el toque musical fueron los solistas del Covent Garden.

Quizá porque ya es habitual en Pedraza, o por la cercanía de su procedencia, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León no consiguió el lleno absoluto. Pero no por ello defraudó con su repertorio; ‘La forza del destino’ de Giuseppe Verdi, abría un concierto en el que las sensaciones estuvieron a flor de piel en todo momento.

La elección de las obras fue del agrado del público. En la obertura, y quizá por el silencio que envolvía a la Plaza, los asistentes pudieron deleitarse con una obra para trompeta del compositor Hummel, donde el trompetista Roberto Bodí elevó con un solo su virtuosismo a la máxima expresión.

La Plaza Mayor, enmarcada en un juego de luces y sombras gracias a las cientos de candelas que iluminaban la escena, fue testigo un año más de un espectáculo cuya calidad artística satisfizo las expectativas de público y de la organización.

Con el concierto finalizado, aún quedaba mucha noche en Pedraza. Las 25.000 velas alumbraron la hora más bruja en la que, sobre todo parejas, caminaban disfrutando de un romántico paseo.

La noche del ‘Concierto de las Velas’ es una cita a la que pocos se resisten a asistir. Esta vez se pudo ver al director general de Promoción e Instituciones Culturales de la Junta, José Ramón Alonso, acompañado por el alcalde de Pedraza, Pedro Martín Arcones. La clase política estuvo representada por el popular Juan Ramón Represa y los socialistas Juan Luis Gordo y Félix Montes Jort.

Gracias a esta iniciativa, la Fundación Villa de Pedraza lleva años recaudando fondos con el fin de proteger la herencia histórico-artística de la villa, así como su correcta rehabilitación. El dinero recaudado se destinará a la iglesia de Santo Domingo, sede de la Fundación, para reconvertirla en un espacio polivalente capaz de albergar conciertos o exposiciones y con una capacidad para 350 personas.

Pedrazanos y visitantes tendrán que esperar un año para disfrutar de la otra edición de ‘los Conciertos de las Velas’.

FuenteAlba Mañanes 
Compartir