El juez Castro acuerda investigar a la Infanta por posible delito fiscal

Horas después de que la Agencia Tributaria no viese elementos para imputar a la hija del Rey, el togado insta a Hacienda a que rastree sus cuentas, bienes, fondos de inversión y activos

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, José Castro, acordó ayer investigar a la Infanta Cristina por presuntos delitos contra la Hacienda pública, al solicitar a la Agencia Tributaria (AEAT) nuevos datos que permitan determinar si la hija del Rey incurrió en fraude fiscal como propietaria al 50 por ciento de la mercantil Aizoon, además de haber incorporado finalmente sus 10 últimas declaraciones de la renta a las actuaciones del caso Nóos. Esta decisión se da justo unas horas después de que el fisco comunicara que no ve indicios de delito en la mujer de Iñaki Urdangarín.

En el auto del mediático magistrado que dictó ayer se da así un paso más en sus pesquisas en torno a Doña Cristina tras la resolución de la Audiencia Provincial de Baleares que, a principios de este mes, dejaba las puertas abiertas a la imputación.

Y es que, según el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia, tanto el exbalonmanista como su mujer se habrían beneficiado, como socios al 50 por ciento de la mercantil Aizoon, de los ingresos procedentes del Instituto Nóos, así como del dinero supuestamente defraudado a Hacienda a través de la compañía de la que ambos eran copropietarios.

El tribunal recalca así que la cifra que, de forma presuntamente irregular, percibió Aizoon desde Nóos no se quedó en la cuenta de la primera entidad, sino que se destinó a gastos particulares del matrimonio, como la reforma de su vivienda familiar, con su posible «conocimiento del origen ilícito y delictivo» de estos fondos.

La Sala incide, asimismo, en que, si bien la Duquesa de Palma podía desconocer el origen ilegal del dinero público, en cuanto a que «provenía de un delito de malversación o de fraude», lo que resulta «más dudoso» para los magistrados de la Sección Segunda es que «desconociera que esos ingresos podían atentar contra la Hacienda Pública», puesto que Nóos, aunque declaraba al fisco, no pagaba la tasa de sociedades por constar inscrita como una organización sin ánimo de lucro.

En esta misma línea, la Audiencia señala que la hermana del Príncipe Felipe «debería saber o conocer que Aizoon era una sociedad pantalla y que su marido la utilizaba para defraudar a Hacienda», tanto en lo que al impuesto de sociedades se refiere como respecto al IRPF, y que «se ha enriquecido con contratos ilegales y dinero público por facturas giradas por Aizoon a Nóos».

Por otra parte, ayer se filtró que los ingresos netos de la Infanta Doña Cristina pasaron de 229.301,45 euros en 2001 a 325,963,46 en 2010, según se desprende de las declaraciones de la renta que la Agencia Tributaria aportó al juez Castro, que negó un «trato de favor» por haberlas incorporado al caso Nóos días después de unir las de Iñaki Urdangarín, alegando que desde que la Duquesa de Palma entregó sus tributaciones hasta que, finalmente, el togado las ha incorporado a la causa, «han tenido lugar acontecimientos procesales de gran calado».

FuenteAGENCIAS  Madrid
Compartir