Un misil cada vez más cercano

Moscú avala la postura de Washington en el conflicto, pero avisa de que cualquier intervención militar podría dificultar la posibilidad de calmar las tensiones en la región.

«El ataque nuclear de Corea del Norte puede llegar en cualquier momento». Así lo aseguró ayer el ministro de Exteriores surcoreano, Yun Biyung-se, quien confirmó que el régimen comunista desplegó al menos un misil Musudan, de medio alcance, en la costa este de la península. Por ello, Seúl y Washington incrementaron ayer el grado de alerta de sus fuerzas de seguridad ante el temor de que Pyongyang lleve a cabo en los próximos días el ataque nuclear con el que lleva amenazando a la región desde hace más de un mes.

Según fuentes estadounidenses, los proyectiles desplazados por el Ejecutivo de Kim Jong-un han sido cargados de combustible y preparados para su lanzamiento «inmediato», y si bien no se conoce cuál podría ser el objetivo del ataque, las dos opciones que suenan con más fuerza son la base norteamericana en la isla de Guam, en el Pacífico, y territorio surcoreano, más aún después de que el pasado martes el Gobierno norcoreano instara a los extranjeros a abandonar el país vecino.

EEUU cree que Pyongyang podría lanzar su misil coincidiendo con el aniversario del nacimiento del fundador del país, Kim Il-sung, abuelo del actual mandatario, que tendrá lugar el próximo lunes.

En la provincia norcoreana de Hamkyung del Sur se detectaron hasta cinco plataformas de lanzamiento, aumentando las posibilidades de que en un hipotético test se disparen proyectiles más pequeños. «Hay señales claras de que el Norte podría tirar simultáneamente misiles Musudan, Scud y Nodong», aseguró una fuente de la Casa Blanca. Los Scud tienen un alcance de entre 300 y 500 kilómetros, mientras que los Nodong llegan a entre 1.300 y 1.500.

Mientras tanto, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, subrayó que Moscú está de acuerdo con la postura de Washington respecto a Corea del Norte, pero advirtió de que cualquier intervención militar podría dificultar la posibilidad de calmar las tensiones en la península.

«No hay desacuerdo», subrayó tras mantener una reunión con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, al tiempo que agregó que «no debería haber provocaciones militares», en referencia a las últimas maniobras castrenses de EEUU y Corea del Sur. «Hay una posibilidad de que todo se calme», añadió.

Por su lado, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, se desplazará hoy a Seúl para entrevistarse con la presidenta del país, Park Geun Hye. La visita, que se prolongará hasta el próximo sábado, incluirá entrevistas con los ministros de Exteriores y Defensa de la nación asiática.

FuenteAgencias 
Compartir