Todo el sabor de una tierra

Una veintena de productores agroalimentarios de Castilla y León muestran su oferta en Fernández Ladreda.

Todo el sabor de Castilla y León, concentrado en unas pocas decenas de metros cuadrados. La carpa instalada por Tierra de Sabor, la marca de calidad agroalimentaria impulsada por la Junta, en la avenida Fernández Ladreda durante este fin de semana, permite degustar y adquirir algunos de los más sabrosos y representativos alimentos de la comunidad.

En la cita, con motivo de la vigésimo primera edición de la Semana de Cocina Segoviana, participan una veintena de productores de distintas provincias. Con la mayor representación cuenta Salamanca, con seis puestos, mientras Segovia tiene cinco representantes; cuatro, Palencia; tres Valladolid; y uno Zamora, Ávila, Burgos y León, siendo Soria la única provincia de la comunidad que esta vez se ha quedado sin representación.

En cuanto a los sectores, mandan los productores dedicados a la panadería y confitería, con ocho puestos, seguidos de los que ofrecen productos lácteos, fundamentalmente quesos, con ocho. Además, hay tres expositores con productos cárnicos, dos con miel y derivados de la misma y dos más con licores y sidras.

En la mayor parte de los puestos es posible degustar los distintos productos antes de comprar y así ayer fueron cientos de personas las que se pasaron por la carpa para probar los quesos de distintos puntos de Castilla y León; el jamón y otros embutidos, como chorizo, salchichón o cecina; licores, dulces y multitud de bollos y pastas.

Entre los puestos más llamativos, Garrapiñadas Mario Sánchez Blázquez, de Salamanca, que ofrece no solo las tradicionales almendras garrapiñadas, sino también avellanas, pipas o hasta sésamo, con la compañía del azúcar quemado. También van un paso más allá de la tradición otros profesionales presentes en la carpa, como los palentinos de Morcillas Villada, que venden una crema de morcilla para untar en pan; o Felipe, también de Palencia, que a la miel y la jalea real de sus abejas suma no solo velas elaboradas por él mismo, sino también cremas y bálsamos labiales preparados con la miel de sus abejas por una empresa de cosméticos.

También están muy presentes en la feria no solo los productos para consumir en casa, sino las pequeñas cantidades para tomar in situ, mientras se ven los distintos puestos. Así, es posible comprar y degustar una ‘ciega’ con tres pastas en su interior por un euro, comprar las pastas y los bollos por unidades o saborear un rico ‘preñado’, de los segovianos La Tahona de Pedraza, por 75 céntimos.

Una manera, además, de adaptarse al menor poder adquisitivo a causa de la crisis económica, como hacen también, por ejemplo, los productores de jamones o quesos, que además de piezas completas ofertan también bolsitas de producto loncheado y envasado al vacío y medias piezas.

Los participantes se mostraban ayer bastante satisfechos con el nivel de afluencia de público, en un fin de semana soleado al fin, tras unos días marcados por el frío, la lluvia y la nieve. En cuanto a las ventas, aunque con más disparidad de criterios, la impresión también era ayer positiva.

Hoy, último día

La carpa de Tierra de Sabor, inaugurada el pasado viernes por la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, permanecerá abierta hasta hoy domingo, en horario de diez y media de la mañana a dos y media de la tarde y de cuatro y media de la tarde a nueve de la noche.

FuenteA.S.R. 
Compartir