El jurado declara culpable a la mujer que abandonó a su bebé recién nacido

La acusada se enfrenta a un delito de homicidio doloso con una pena de 10 a 15 años de cárcel

El jurado popular que se ha encargado de analizar durante toda esta semana la conducta de la mujer que abandonó a su bebé recién nacido en un pinar, emitió ayer su veredicto. En él considera que Magdalena K.H.C, de nacionalidad polaca, es culpable de un delito de homicidio doloso.

Pasadas las dos de la tarde, y tras un día y medio de discusión interna, el jurado popular concluyó su trabajo en el que relató qué hechos consideró probados y cuáles no, y se mostró desfavorable a conceder a la mujer la gracia del indulto.

En los próximos días será la juez la que emita la sentencia definitiva. Todo apunta a que la condena oscilará entre los 10 y los 15 años de cárcel, que es como está penado el delito de homicidio doloso, y que fueron las peticiones realizadas por la defensa y por el Ministerio Fiscal respectivamente en sus conclusiones definitivas.

La mujer polaca de 30 años que abandonó a su hijo recién nacido a finales de octubre de 2011 en un pinar de Chatún, tuvo que escuchar el veredicto, acompañada de una intérprete, antes de que el jurado quedara disuelto por la magistrada, la cual les agradeció su dedicación.

El jurado popular estaba compuesto por siete hombres y dos mujeres. Durante toda la semana han permanecido aislados con el fin de no verse influenciados por consideraciones externas al juicio. En el veredicto leído ayer se consideró como atenuante de la condena el hecho de que la acusada se confesara autora de los hechos; mientras que citó como agravante el parentesco que la unían con el neonato.

En cuanto a la responsabilidad civil, los miembros del jurado consideraron que no quedó probado que el bebé fuera hijo de su ex-esposo, y señalaron que ha “provocado intencionadamente la muerte de su hijo al dejarlo abandonado con pocas posibilidades de que alguien lo encontrara (…) con escasos medios para que el bebé sobreviviera”. Además dijeron que no se ha tenido en cuenta los atenuantes solicitados por la defensa porque no han sido considerados por los médicos forenses, como el estado de necesidad, el temor a perder el trabajo, ni el miedo insuperable, como excusas para el crimen puesto que la campaña de la fresa esta a punto de concluir, porque ya contaba con tres hijos, y el hecho de que había comprado compresas que dejó abandonadas en el lugar donde dio a luz.

Tras la lectura resumida de las conclusiones del jurado, la representante de la Fiscalía pidió 15 años de condena (tres menos que los iniciales) por considerarla culpable de delito doloso con atenuante de confesión y agravante de parentesco. En el mismo sentido lo admitió el abogado defensor, quien solicitó una pena de 10 años para su cliente.

Para finalizar la jueza señaló que no se aplicará la suspensión de la pena que solicitaba el abogado defensor de la mujer polaca, y señaló que la condena final que tendrá que cumplir la mujer se decidirá en los próximos días.

Los hechos tuvieron lugar el 30 de octubre de 2011, cuando la joven, que entonces contaba con 28 años, y que trabajaba como temporera en la empresa Viveros La Segoviana, de Mudrián, dio a luz en un pinar. Al parecer el recién nacido murió por asfixia por no serle limpiadas las vías respiratorias después de tragar el líquido amniótico, según el relato de la Fiscalía.

La mujer, que llegó a España para trabajar, se encontraba entonces embarazada de cuatro meses. Trató de ocultar en todo momento su estado “por miedo a perder el empleo”, que necesitaba para enviar dinero a sus tres hijas en su país natal. Para justificar el abultamiento de su vientre, argumentó que permanecía bajo tratamiento por un cáncer de útero que le hacía retener líquidos.

En su declaración, la joven defendió su inocencia y aseguró que abandonó al recién nacido “en estado de shock” y con la intención de que alguien lo encontrara y lo recogiera al amanecer, ya que la zona donde lo depositó es muy frecuentada por los vecinos en época de setas.

Un hombre encontró la placenta y algunos restos del parto. Y al día siguiente, dos vecinas hallaron el cadáver del recién nacido hallado sobre una camiseta y un chaleco de lana.

Días después efectivos de la Guardia Civil de Segovia detuvieron a la mujer, que ha permanecido en la prisión de mujeres de Brieva (Ávila) desde entonces.

FuenteFLORENTINO DESCALZO 
Compartir