Palestina se juega su futuro

El territorio árabe vive hoy en la ONU la votación que podría reconocerle como Estado. La propuesta cuenta con el apoyo de Francia y España, y la firme oposición de EEUU y Alemania

Tras la reciente escalada de violencia en la Franja de Gaza, el presidente palestino, Abu Mazen, lucha ahora por el reconocimiento del Estado árabe en la ONU. El éxito de su iniciativa, que se vota hoy en Nueva York, se da por asegurado, aunque sobre el terreno todo sigue dependiendo de Israel.

«Estamos seguros de que el mundo libre nos apoyará», afirmó ayer el dirigente.

Está previsto que una mayoría de los países de la Asamblea General de Naciones Unidas respalde la propuesta para reconocer al este territorio como no miembro con estatus de observador, el mismo que tiene el Vaticano. De este modo, Francia, España, Portugal, Rusia, Suiza o Dinamarca ya han desvelado su voto a favor. Mientras, el Reino Unido se muestra más titubeante. Y es que, según aseguraron desde Londres, estarían dispuestos a apoyar a Palestina si eso significara que Mazen retomará el diálogo de paz directo con su homólogo judío, Benjamin Netanyahu.

Otra parte del mundo está en contra de aprobar ese reconocimiento, como Estados Unidos, Alemania u otros países europeos, que temen posibles acciones punitivas por parte de Israel.

Y es que desde Tel Aviv temen que, tras adquirir el nuevo estatus, desde Ramala lleven ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) a soldados y funcionarios hebreos debido a la política de asentamientos en suelo árabe. Además, en caso de aprobación, a los p alestinos se les abrirán, además, las puertas de muchas más instituciones de la ONU, lo que vuelve a sembrar la desconfianza en el Ejecutivo judío.

Es más, Israel llegó a amenazar con no retomar las conversaciones con sus vecinos en caso de que el reconocimiento llegase a buen puerto, si bien parece que con la salida del ministro de Defensa, Ehud Barak, del Gabinete hebreo esa posibilidad se desvanece, aunque Netanyahu no descarta congelar durante unos meses la transferencia a Ramala de los impuestos y aranceles que recauda a las mercancías que entran a Cisjordania a través de sus puertos.

Por otro lado, la Autoridad Nacional Palestina tiene previsto iniciar un proceso legal contra Israel ante el TPI en caso de que las pruebas forenses que se realizan actualmente a los restos mortales del expresidente palestino Yasir Arafat -y que se darán a conocer en un plazo de tres meses- demuestren que el exmandatario fue envenenado.

«Tenemos pruebas e indicaciones de que Arafat fue asesinado, incluyendo declaraciones de líderes israelíes sobre la necesidad de deshacerse de él, pero necesitamos pruebas para enviarlas al TPI», señalaron desde el Ejecutivo de Ramala.

FuenteAGENCIAS 
Compartir