Las toxinfecciones, los viajes y el calor, riesgos para un verano feliz

El director general de Salud Pública Agustín Álvarez Nogal asegura que las medidas contenidas tienen un carácter “integral”, y los equipos sanitarios trabajarán todo el verano en los distintos controles.

La Junta de Castilla y León intensificará este verano la vigilancia, el control y la inspección alimentaria y ambiental en las zonas con mayor riesgo de ofrecer problemas relacionados con la sanidad, así como estará atento a los aspectos relacionados con la meteorología y las altas temperaturas previstas para los meses estivales.

Las medidas contenidas en el denominado “Plan Estival 2012” fueron dadas a conocer ayer por el director general de Salud Pública de la Junta, Agustín Álvarez Nogal, que mantuvo un encuentro con los responsables de los distintos departamentos del Servicio Territorial de Salud para explicar el contenido del plan y coordinar su desarrollo.

En conferencia de prensa, Álvarez Nogal manifestó que el Plan Estival 2012 tiene un carácter “integral”, relacionado de forma expresa con las cuestiones más esenciales relacionadas con la sanidad en este tiempo, que son el calor, las actividades al aire libre y los viajes.

Con respecto a las altas temperaturas, explicó que el plan prevé lanzar alertas si sobrepasan los umbrales de seguridad establecidos en el protocolo del plan, que en Segovia oscilan entre los 34 grados de máxima y los 20 de mínima, y que se comunicarán al menos con cinco días de antelación para prevenir sus efectos.

En este sentido, indicó que la comunicación es una parte fundamental de este plan, y aseguró que los ciudadanos “deben saber la importancia de llevar a cabo prácticas saludables con respecto a afrontar las olas de calor aplicando medidas preventivas como evitar ejercicio físico en las horas centrales del día o hidratarse”. Con respecto al sol, el director general también destacó el riesgo de una exposición excesiva sin la protección adecuada, y señaló que el pasado año, la red asistencial del Sacyl registró un total de 35 hospitalizaciones de personas diagnosticadas por melanomas.

El plan dedicará también una parte importante al control de las toxinfecciones alimentarias relacionadas con la mala praxis en el tratamiento de alimentos o agua para el consumo humano.

En este sentido, el director general señaló que el pasado año sólo hubo que lamentar en Segovia un brote que afectó a cuatro personas, y manifestó que los ciudadanos están “muy concienciados” sobre el correcto tratamiento de los alimentos. Este control se extenderá no sólo a los establecimientos hosteleros, sino a otras actividades en las que puedan manipularse alimentos, tales como campamentos estivales o fiestas populares.

Zonas de baño

Con relación a las actividades al aire libre, el plan hará especial hincapié en el control de en zonas de baño y piscinas, ya sea de titularidad pública o privada, en la misma tónica que en años anteriores. Los servicios de sanidad llevaron a cabo el pasado año un total de 515 visitas a las 111 piscinas censadas en la provincia -78 de titularidad pública y 33 privadas- y se levantaron 538 actas, con 1.025 analíticas de cloro y PH realizadas.

El director general también insistió en el riesgo de exposición a picaduras de insectos o mordeduras de animales, y recordó la conveniencia de vestir ropa adecuada en los paseos por el campo así como del uso de productos químicos repelentes que eviten estos inconvenientes. Para subrayar este riesgo, puso como ejemplo el tratamiento que se debe dar a las picaduras de las garrapatas, que siempre deben ser atendidas por médicos y en ningún caso arrancarlas de la piel.

Viajeros internacionales y peregrinos

El tercero de los grandes ámbitos de intervención en salud pública previstos por la Junta para este verano es el referido a los viajeros, desde una perspectiva que abarca aspectos tan diferentes como las vacunaciones internacionales, la atención a los peregrinos en el Camino de Santiago y las personas en transito por las principales carreteras hacia el norte de África y Portugal, todos desde la perspectiva de asegurar el mayor nivel de protección de su salud, tanto individual como colectiva. En los centros de vacunación internacional, accesibles a través de los servicios territoriales de Sanidad, los viajeros que van a salir a destinos en los que es necesario la aplicación de medidas sanitarias preventivas reciben información al respecto y las vacunas y los tratamientos obligatorios y necesarios. En 2011, los centros de vacunación internacional de Castilla y León atendieron a 9.426 viajeros, con 20.415 dosis vacunales aplicadas y 5.494 quimioprofilaxis antipalúdicas recomendadas.

En Segovia, los datos correspondientes a esta labor preventiva de Salud Pública durante el ejercicio pasado muestran que fueron 708 los viajeros atendidos -de los que 656 provenían de Castilla y León y 52 de otras CC.AA:-, 1.924 las vacunas aplicadas y 322 los tratamientos de quimioprofilaxis recomendados.

También el plan se ocupa de la atención a las condiciones higiénico-sanitarias de los caminos a Santiago a su paso por la Comunidad, con especial atención al Camino Francés, como vía tradicional y más transitada. Para ello, Salud Pública prevé la inspección diaria de los más de 90 albergues existentes, con unas 3.000 camas, para comprobar sus sistemas de limpieza, los programas de control biológico y las normas de higiene para la elaboración de comidas. Además, Sanidad mantiene la accesibilidad a la información que los peregrinos puedan precisar en lo referido a sus necesidades de salud y consejos para un buen camino, no sólo por medio del portal sanitario de la Junta en Internet, sino en los propios albergues de la Ruta jacobea y otros puntos de atención, como farmacias, centros de salud y consultorios locales.

FuenteM.G. 
Compartir