Equilibrio en movimiento en las fotografías de Carlos Jové

El fotógrafo Carlos Jové expone en la galería Un enfoque personal una colección de imágenes que, abarcando diferentes temáticas, se presentan con el denominador común del tecnicismo, que resulta realmente interesante para los avanzados en este terreno. En este sentido, Jové afirma que “en estas colecciones (tres bien diferenciadas) he intentado jugar con una velocidad baja de disparo y una pequeña profundidad de campo, consiguiendo así captar el movimiento y consecuentemente el sentimiento de la acción en cada fotografía. Ver motivos estáticos en el soporte que quedan rotos por el desdibujado de las personas en movimiento hace que en el conjunto se visualice el sentimiento de la escena. A veces conseguir un desdibujado de la escena mediante una imagen desenfocada o movida produce un conjunto de mucho equilibrio”.

Y también interesante para quienes disfrutamos de sentimientos fielmente reflejados en imágenes, de expresiones reales en caras reales.

La primera parte de la muestra refleja el Madrid en plenas fiestas navideñas del pasado año. La segunda está dedicada exclusivamente a su hijo, en la playa. Y la tercera a los actos celebrados durante la pasada Semana Santa en el barrio de San Andrés, donde está ubicada la sala Un enfoque personal. Tres temáticas bien distintas pero con un hilo conductor que, de alguna forma, trata de captar el alma de las personas e, incluso, de los edificios, como dice el autor de las fotografías. “No cabe duda de que los fotógrafos, de igual manera que cualquier otro artista, intentamos transmitir emociones y sentimientos cuando miramos por el visor de nuestra cámara y que al mismo tiempo que estamos tomando fotos, estamos pensando en el resultado final, siendo todo ello un proceso de principio a fin con el que buscamos comunicarnos y trasladar esas sensaciones al observador”, explica. Por todo ellos Carlos Jové espera que esta exposición sirva para que el observador se adentre un poco en el mundo de la fotografía y se deje llevar por los sentimientos que de ellas emanan.

La muestra estará abierta al público en Un enfoque personal, junto al Enlosado de la Catedral, hasta el 31 de mayo, en horario de lunes a domingo de 11.00 a 14.00 y de lunes a sábado, de 17.00 a 20.00 h.; los miércoles está cerrado.

FuenteEl Adelantado 
Compartir