Pregoneros de la paz

Miles de niños y adolescentes hicieron ayer públicos mensajes a favor de la cultura de la tolerancia y el respeto.

La comunidad educativa de la provincia de Segovia se volcó en la conmemoración del Día Escolar de la No Violencia y la Paz, que se celebra el España 30 de enero. Con tan solo tres letras, los niños y adolescentes segovianos hicieron públicos miles de mensajes para manifestar su deseo de vivir en paz y su compromiso de trabajar en favor de la difusión de la educación en y para la tolerancia, la solidaridad, la concordia y el respeto a los Derechos Humanos.

El día Escolar de la No-violencia y la Paz, fue declarado por primera vez en 1964. Surge de una iniciativa pionera, no gubernamental, independiente y voluntaria de Educación No-violenta y Pacificadora del profesor español, Llorenc Vidal. En este día, los colegios y centros se convierten en instrumentos de paz y entendimiento entre personas de distinta formación, raza, cultura y religión. La celebración de esta jornada fue reconocida por el Ministerio de Educación y Ciencia, mediante la Orden Ministerial del 29 de noviembre de 1976. El día 30 de enero, se conmemora además la muerte del líder nacional y espiritual de la India, el Mahatma Gandhi, asesinado a tiros por un fanático hinduista.

Conscientes de que educar para la paz no es educar para la pasividad, las comunidades escolares segovianas se movilizaron ayer con ingenio, ímpetu e ilusión y utilizaron la música, la poesía, el teatro y los colores para transmitir y compartir un compromiso de defensa de una sociedad justa. En distintos puntos de la geografía segoviana se instalaron murales conmemorativos, hubo suelta de globos y palomas, lectura de manifiestos, bailes y sesiones de debate. Y si los niños fueron ayer mensajeros de la paz, fue en gran parte gracias a la labor que realizan sus profesores, pendientes en todo momento de los actos desarrollados ayer aunque en muchos centros se prolongan durante varias jornadas. Este es el caso del instituto María Moliner que ayer comenzó su XV Semana Solidaria bajo el lema “Todos somos uno. Iguales desde la diferencia”, o del Centro Rural Agrupado Los Almendros que los días 27, 30 y 31 de enero organiza las Jornadas por la paz y la solidaridad. Los alumnos de este centro de La Lastrilla asistieron el viernes a una charla ofrecida por un representante de la Ong Aida. A esta organización irá destinada la recaudación del “bocadillo solidario” que ayer se organizó. Los escolares también están aportando productos de alimentación para donarlos al Banco de Alimentos de Segovia.

Distintos grupos formados por alumnos pequeños y mayores del Colegio Marista se repartieron ayer por la ciudad para llevar mensajes de paz a instituciones y centros de referencia de la ciudad, como la Diputación Provincial, el Ayuntamiento y la redacción de El Adelantado.

En el colegio Elena Fortun los escolares y profesores se reunieron en el patio para participar en la fiesta de la paz, una ceremonia de canciones, bailes y poesía en la que se sintetizó el continuo trabajo que se desarrolla en las aulas para favorecer la convivencia pacífica en la vida escolar.

Muchos vecinos del barrio de San José se colocaron ante la verja del colegio para seguir las actividades realizadas por los niños en el patio de recreo: lectura de artículos de la Declaración de los Derechos Humanos, representación del cuento “La paloma MaryPaz” y la creación de un video musical (flashmob) muy aplaudida por el público reunido de forma espontánea.

Un grupo de alumnos del IES Andrés Laguna pusieron en escena un caso supuesto de “mediación entre iguales” ante los escolares del CEIP Santa Eulalia. Después compartieron una sesión de debate con los estudiantes de 5º y 6º de Primaria sobre la prevención de conflictos entre compañeros. Los niños acudieron al colegio vestidos muy elegantes para participar en una fiesta que abrió la canción “Color Esperanza”.

En el centro cultural de Cantimpalos se reunieron los 180 alumnos y profesores del colegio “Campos Castellanos” para dar lectura a un manifiesto en el que se proclamó que “la paz comience en cada uno de nosotros, permitirá a los niños mirar con confianza el presente y el futuro”.

Otro punto de referencia, fue el colegio Agapito Marazuela de San Ildefonso donde se presentaron dos exposiciones: “Todos los idiomas sirven para la paz”, que reúne trabajos con la palabra paz escrita en más de 25 lenguas, y otra con imágenes y documentación sobre famosos pacifistas y defensores de la igualdad.

FuenteP. Bravo 
Compartir