Con la miel en los labios

El Sevilla no supo aprovechar el empate de la ida y se despide de la ‘Champions’.

El CSKA de Moscú hizo historia ayer al clasificarse por primera vez para los cuartos de final de la Liga de Campeones tras ganar por 1-2 en el campo del Sevilla, equipo que otra vez, como hace dos temporadas, se quedó con la miel en los labios de meterse entre los ocho mejores del continente.

La formación hispalense se encontró con un rival que entendió muy bien el partido, pese a que traía la eliminatoria casi perdida de la ida, mientras que el conjunto local solo puso derroche físico, algo insuficiente en la máxima competición europea de clubes.

El equipo español salió al terreno con la ventaja que le daba el empate a un tanto de hace dos semanas en el estadio Luzhnikí moscovita y que el 0-0 inicial le clasificaba, pero, de entrada, esa circunstancia no hizo especular a los locales con el resultado.

A los tres minutos, en la primera ocasión que funcionó la banda derecha por donde entra Jesús Navas, el internacional sevillano dio un magnífico pase al área chica que enganchó el brasileño Luis Fabiano, pero su disparo a quemarropa lo interceptó de manera milagrosa el meta ruso Igor Akinfeev.

La formación visitante capeó el empuje hispalense y conforme avanzó el partido equilibró el juego con una línea media muy adelantada de hasta cinco hombres que ejercieron de delanteros junto a su punta, el checo Tomás Necid.

El CSKA tuvo claro que debía marcar para llevarse la eliminatoria y atacó mucho, sobre todo por la banda izquierda por la que actuó el chileno Mark González, pues el ex del Real Betis estuvo siempre participativo.

La primera ocasión clara de los rusos llegó a los 26 minutos, pero el japonés Keisuke Honda no vio puerta en un doble remate, el segundo desde el suelo tras el rechace de Andrés Palop.

El descaro del equipo que entrena Leonid Slutsky a la hora de atacar también sirvió al Sevilla para intentar el contragolpe en espacios libres que encontró en la defensa adversario, pero lo que más imperó fue el respeto entre ambos conjuntos.

De este intercambio de golpes, salió primero beneficiado el CSKA, cuando en el minuto 38 una buena acción de Honda, futbolista que mostró mucha calidad cada vez que participó, dejó el balón claro para que Necid, con precisión, se la pusiera imposible a Palop por bajo y ajustado a la cepa de un poste.

Dos minutos tardó el equipo de Manolo Jiménez en equilibrar el choque, con un tanto por bajo del argentino Diego Perotti ante la salida de Akinfeev, gol que empataba el encuentro, pero también la eliminatoria, por lo que quedó todo abierto para la segunda mitad.

La respuesta visitante llegó muy poco después en un saque de falta que lanzó Honda y al que no supo responder Palop al resbalársele el balón de las manos.

El asedio de los de Nervión no dio frutos, porque nunca supo crear verdadero peligro frente a un CSKA que controló su ventaja.

FuenteEfe 
Compartir