La nave central y las vidrieras, en el horizonte

La restauración de las cubiertas y de las vidireras más deterioradas centran el trabajo más próximo previsto en la Catedral

El valor histórico y patrimonial de un monumento como la Catedral obliga a sus responsables a permanecer siempre vigilantes en lo que se refiere a su mantenimiento y restauración. De este modo, y aún sin empezar las obras del enlosado, el Cabildo trabaja ya en el próximo proyecto, que se centrará en esta ocasión en las cubiertas de la nave central y en la restauración de las valiosas vidrieras que adornan el primer templo de la diócesis.

Juan Carlos Arnuncio señaló que el Plan Director de la Catedral “contempla ya la intervención en estas zonas, y aunque la de Segovia está en mejor estado que otras comparativamente, el hecho cierto es que hay que priorizar una serie de obras, y una vez conseguidas las del enlosado, las más urgentes son las de la nave central y las vidrieras”.

Con respecto a la nave central, la intervención se centrará en la limpieza y consolidación de algunas de las zonas más deterioradas, así como en la posibilidad de recuperar algunos de los elementos arquitectónicos en peor estado.

Sobre el proyecto de las vidrieras, El vitralista segoviano, Carlos Muñoz de Pablos está redactando y dirigirá un plan director para la conservación y restauración de las vidrieras de la Catedral de Segovia, entre las que hay importantes obras de los siglos XVI, XVII y XX, tal y como anunció en su intervención en el Curso de Historia de Segovia organizado por la Real Academia de Historia de San Quirce.

De Pablos señaló que el plan se dividirá en cuatro fases, aunque está prevista una actuación de urgencia para aquellas vidrieras con un mayor riesgo de deterioro.

El arquitecto del Plan Director expresó su deseo de que el inicio de ambos proyectos puedan coincidir con las obras que comenzarán este año en el enlosado y en el claustro, con el fin de poder “encadenar todos los trabajos y poder adecuar las estructuras de andamiaje si fuera necesario.

Arnuncio indicó que estos trabajos “no van a limitar el uso turístico o religioso de la Catedral, aunque bien es cierto que todas las obras implican una cierta incomodidad, pero creemos que podrá seguir visitándose con algunas restricciones de carácter puntual”.

FuenteM. G. 
Compartir