La Catedral afrontará tras el verano la restauración del enlosado y su muro

La restauración se hará con arreglo al proyecto redactado por el arquitecto Juan Carlos Arnuncio, y las obras incluirán también algunas zonas del claustro y de la librería, donde se mejorará el saneamiento y se evitará la humedad.

Después de cuatro años, los andamios volverán al entorno de la Catedral de Segovia presumiblemente tras el verano para acometer las obras de restauración del enlosado en el tramo coinicidente con la calle de San Geroteo, así como de todo el muro perimetral que delimita este entorno.

Cerca de 300 empresas, según fuentes próximas al Cabildo, han presentado ofertas para la adjudicación de las obras hasta el 26 de mayo, fecha límite establecida por el Ministerio de Cultura para su presentación.

De acuerdo al calendario establecido por el Ministerio, anunciado el pasado 29 de abril por la Subdelegación del Gobierno, la apertura de plicas tendrá lugar el próximo miércoles 24 de junio, con lo que esta misma semana se conocerá la empresa adjudicataria que podrá comenzar las obras casi de inmediato, ya que el proyecto cuenta ya con los pertinentes permisos y licencias municipales.

Pese a ello, todo parece indicar que no será hasta después del verano cuando comiencen los trabajos de restauración, que tienen un plazo de ejecución de 18 meses, ya que el inicio de las obras exige una serie de trámites previos que pueden demorar algunas semanas el inicio de los trabajos.

El proyecto será realizado conforme a la dirección técnica del arquitecto Juan Carlos Arnuncio, actual responsable de la gestión del Plan Director de restauración de la Catedral, que además del enlosado, incluirá también la recuperación de la librería situada sobre la Sala Capitular;así como la zona del claustro que no se incluyó en la anterior rehabilitación, y que afectará a la columnata y a las pequeñas capillas .

Arnuncio explicó que las intervenciones en el claustro y la librería serán “muy suaves” y se centrarán casi exclusivamente en la mejora de la red de saneamiento para evitar que la humedad procedente de los pluviales dañe la piedra de sillares y paredes.. Con respecto a la librería, el arquitecto explicó que se aprovechará la obra para reacondicionar el espacio y recuperar algunas zonas perdidas para dotarle de una mayor funcionalidad.

Con respecto al enlosado y su talud, Juan Carlos Arnuncio —Catedrático de Proyectos Arquitectónicos en la Universidad de Valladolid y experto en intervenciones arquitectónicas en Patrimonio— ha asegurado que la propuesta para la intervención en esta zona se ha planteado con “un especial cuidado”, dadas sus especiales características.

De este modo, el objetivo será mantener el muro de mampostería que “da carácter a la zona” y recuperar algunos de los cubos ahora semienterrados, así como ensanchar la actual puerta del muro que servirá como nexo de unión en el futuro itinerario museístico que tendrá la Catedral.

En cuanto al talud, el arquitecto señaló que la idea original es “crear una meseta intermedia en la que queremos poner una pequeña plantación, pero siempre siendo fieles a la lógica y a la historia del monumento”.

En el muro perimetral, la intervención se centrará en la impermeabilización de toda la zona, así como en el tratamiento de las patologías que están deteriorabndo de forma severa la piedra. Además, se prevé la restitución puntual de algunos trozos de los leones de piedra , con el fin de dejar testimonio de su situación original, aunque el arquitecto descartó su reconstrucción total ya que “los expertos desaconsejan estas prácticas”.

FuenteM. Galindo 
Compartir